La Administración de Energía es la coordinación proactiva, organizada y sistemática de la procuración, conversión, distribución y uso de la energía para cubrir los requerimientos, tomando en consideración objetivos ambientales y económicos.

Sus objetivos primordiales son el económico: maximizar las utilidades y reducir los costos; y el ambiental: reducir efectos al medio ambiente. La Administración de Energía se justifica por su efectividad en reducción de costos y mejoramiento de la utilidad.

La Administración de Energía permite implementar medidas y buenas prácticas de eficiencia energética, mejorar la eficiencia energética implica reducir costos en el uso de energía y reducir el impacto ambiental.

Nuestra sociedad es altamente demandante de la energía para lograr prosperidad y bienestar. En la medida en que la población aumenta y las fuentes no renovables se vayan haciendo escasas su precio ascenderá. Aún cuando se ha avanzado mucho en el desarrollo energías alternativas renovables, éstas siguen siendo escasas.

De una cosa tenemos que estar seguros, en el futuro el acceso a la energía será un tema desafiante para la humanidad. De aquí la necesidad presente, de gestionar nuestros recursos energéticos de forma eficiente.

 

Programa de Administración de Energía

La Administración de Energía incluye el desarrollo de un programa de administración de energía que al menos deberá incluir los siguientes puntos:

  • Desarrollar una estrategia de energía 

  • Asignar metas 

  • Obtener el apoyo de la alta dirección 

  • Establecer la estructura administrativa 

  • Registrar y comparar el uso y costo de la energía 

  • Realizar auditorías energéticas 

  • Identificar, analizar y priorizar las oportunidades 

  • Implementar los proyectos de energía, procesos y entrenamiento 

  • Monitorear, registrar, fijar metas, reportar

La principal herramienta de la Administración de Energía es la implementación de un Sistema de Gestión de Energía (SGEn) basado en la Norma Internacional ISO 50001:2011, con el seguimiento de esta norma se sistematiza la Administración de Energía, logrando el involucramiento de todas las partes interesadas, principalmente de la alta dirección, e implementando un ciclo de mejora continua.

 

La importancia de la Eficiencia Energética en la Industria

En México, el sector industrial es el segundo mayor consumidor de energía. De acuerdo con datos de la Secretaría de Energía, en 2017 la industria consumió el 33% del total de la energía en el país, consumo sólo superado por el transporte que fue del 44%. Hablando de Eficiencia Energética es claro que la electrificación del transporte y la generación con fuentes limpias son temas relevantes en la evolución y eficiencia del transporte para los próximos años, Pero, en cuanto a la industria ¿cuáles son los aspectos que nos deben ocupar para mejorar la Eficiencia Energética?

Datos del Sistema de Información Energética de la Secretaría de Energía, México.

 

Intensidad Energética

Un indicador muy eficiente para medir la Eficiencia Energética de un país o de una industria es la Intensidad Energética, con éste, es posible tambien establecer comparaciones y definir metas y estrategia para avanzar en la búsqueda de mayor eficiencia.

La Intensidad Energética es el consumo total de energía por valor entregado o de salida (shipment). Es decir, es la cantidad de energía necesaria por unidad de valor producida.  De esta forma, la unidad de valor podrá ser: volumen de producción; por lo que la mediríamos en kWh/ton; o bien, puede ser el valor de la producción, por lo que la mediríamos en kWh/USD o kWh/peso.

La intensidad energética es un indicador que nos permite medir la eficiencia energética de la industria. Con esto, es posible medir el progreso, en un determinado periodo de tiempo, en el uso eficiente de la energía en una misma industria; o bien, comparar diferentes industrias.

Cuando se produce con altos costos para convertir la energía en producción, se dice que la intensidad energética está en nivel alto; mientras que, cuando se produce con bajos costos para convertir la energía en producción, se tiene una intensidad energética baja.

En la siguiente gráfica del INEGI se observa la evolución de la Intensidad Energética en México.

 

Como se puede observar existe una tendencia a la baja, lo que está bien. Sin embargo, si analizamos los datos publicados por SENER en los últimos tres años: para 2015, 493.459 (KJ/$), para 2016, 513.913 (KJ/$) y para 2017, 509.960 (KJ/$), no es tan clara una tendencia a la baja, por lo que se infiere que todavía hay un trabajo importante que hacer en la búsqueda sostenida de mejores eficiencias, y más aún si consideramos que México tiene todavía un tramo que avanzar para compararse con países como Alemania y Japón.

Entonces a mejorar la Eficiencia Energética de la Industria, ¿por dónde empezamos? A nivel industrial los 10 principales que se deben considerar para revisar, controlar y mantener sus consumos de energía son los siguientes:

No.

Sistema

Tipo de instalación

1

Envolvente de edificios

Industrial, comercial y residencial

2

Calderas y distribución de vapor

Industrial y comercial

3

HVAC

Industrial, comercial y residencial

4

Suministro eléctrico

Industrial, comercial y residencial

5

Iluminación, ventanas y superficies reflejantes

Comercial y residencial

6

Intercambiadores de calor

Industrial y comercial

7

Compresores de aire y sistema de distribución de aire

Industrial y comercial

8

Motores

Industrial

9

Procesos de manufactura

Industrial

10

Bombas

Industrial y comercial

Nótese que algunos de ellos también los podemos encontrar en instalaciones de tipo comercial y residencial.

Para identificar cómo se utiliza la energía en la planta industrial e identificar alternativas u oportunidades para reducir costos en el uso e la energía se deberán realizar diagnósticos o auditorías energéticas.

Las auditorías energéticas varían en profundidad y complejidad; van desde las relativamente simples con revisiones preliminares y análisis de información de la empresa de suministro eléctrico; hasta cálculos detallados de la energía y ahorros en costos, así como el análisis detallado de costos de los proyectos a implementar.

En los EE.UU., ASHRAE publicó algunas de las primeras definiciones de las auditorias, considerando auditorías de nivel I, II y III.

En ediciones posteriores de esta serie de artículos escribiré más en relación a las auditorías energéticas y al análisis de las Oportunidades de Ahorro de Energía en cada uno de los sistemas de la tabla anterior.

Les dejo mi correo de contacto por si quieren que sigamos platicando de estos interesantes temas:

 

Mtro. Oscar Miranda Miranda

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

  1. +52 1 (55) 1798-5866